Perder un trabajo siempre es un palo para cualquier persona, sobre todo si ocurre en medio de una crisis económica… Pero, ¿y si en lugar de algo traumático se convirtiera en lo mejor que te puede pasar? Hay un país en Europa que puede tener la solución, Suecia, que tiene implementado un sistema  para que logres un mejor trabajo.

Se conoce como ‘sistema de transición’ y se trata de un servicio de asistencia social privado a nivel nacional para trabajadores que han sido despedidos. Las empresas pagan a ‘consejos de seguridad laboral’ que brindan entrenadores capacitados cuya función es, básicamente, mejorar tus habilidades si te encuentras desfasado para volver al mercado laboral mucho más fresco.



SEGURIDAD LABORAL

Suecia cuenta con las mejores tasas de reempleo del mundo desarrollado: aproximadamente el 90% de los trabajadores despedidos vuelven al mercado laboral en menos de un año, según la OCDE.  Tenemos el caso de Eva, una chica de 24 años que terminó sus estudios de diseño gráfico en la universidad en el año 2016. Comenzó a trabajar en una empresa pero a finales de 2019 su empresa la despidió por recortes…

(Foto: Simon Pauli / imagebank.sweden.se)



Por casualidad, hablando con distintos conocidos, escuchó por primera vez hablar del consejo de seguridad laboral. El plan cubría a su compañía, por lo que le asignaban automáticamente a un entrenador antes incluso de que se fuera del trabajo, fue él quien detectó un fallo o un punto más débil en su Currículum Vitae: la tecnología había avanzado y Eva necesitaba más capacitación. Pagaron para que hiciera un curso de ocho semanas en una escuela de comunicación. Todo esto aumentó su confianza y tras varios rechazos consiguió un nuevo empleo con un salario significativamente mejor.

“Es probable que hubiera conseguido trabajo sin el consejo, pero gracias a él he tenido una gran experiencia, también me sentí más segura. Sabía que no estaba sola, podía hablar con mi asesor cuando quisiera”. Según los propios asesores, la mayoría de las personas que acuden a ellos y consiguen un nuevo empleo piensan que el despido fue el comienzo de algo muy bueno. Los datos de la OCDE son esclarecedores: los trabajadores suecos menores de 30 años mejoran su salario después de ser despedidos.



Suecia ofrece centros de trabajo administrados por el estado, que también se esfuerzan por vincular a las personas desempleadas con las vacantes de empleo. El servicio público está dominado por los desempleados de larga duración o por personas no calificadas que intentan encontrar sus primeros empleos, generalmente jóvenes sin educación secundaria e inmigrantes recién llegados.

Eva comenzó su nuevo trabajo en enero en Estocolmo. “Fue un shock que me despidieran”, asegura, pero no puede sino dar las gracias al sistema. “El asesoramiento y el apoyo que recibí han ido de fábula”, insiste, “todo el camino que he recorrido me han llevado a un trabajo mejor donde gano más dinero“. Una manera útil de poder avanzar, pese a todos los baches que pueda traernos la vida.

Fuente: el confidencial

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies